fbpx

Inspirando personas para el futuro del trabajo!

Categoría: Autoliderazgo (Página 1 de 13)

¿Es posible lograr resultados extraordinarios en mi vida?

No es necesario hacer cosas extraordinarias para conseguir resultados extraordinarios

Warren buffett

Cuando te hablan de alcanzar resultados extraordinarios en este tiempo de crisis, ¿Eres de los que piensan que no es posible? ¿Te conformas con la vida ordinaria que estás llevando? ¿No te cansas de permanecer estancado, de seguir siempre en lo mismo? De seguro todo te parece una rutina pero cuando se te aparece una oportunidad, quizás seas como la tortuga que se esconde en su caparazón, pensando que no hay posibilidades de una vida mejor, comienzas a ver todo lo que no tienes y como no lo tienes piensas que no lo puedes lograr, no lo puedes hacer y dices: “mañana cuando tenga”, pero resulta que el mañana nunca llega.

Si quieres resultados extraordinarios en tu vida, necesitas prepararte para esos momentos, debes buscarlos y generarlos. Los  resultados extraordinarios no ocurren por casualidad. Escuché de alguien esta semana una frase genial:

El que quiere quiere. El que no quiere, no quiere.

Cuando uno quiere encuentra el tiempo. Cuando uno quiere busca. Cuando uno quiere toma acción.

Nunca digas que quieres algo, si no estás dispuesto a tomar acción.

Pedro sifontes

El siglo XXI es para los que estás dispuestos a tomar acción, a aprender y emprender en la vida. No es para aquellos que quieren, pero no hacen nada por cambiar su situación.

¿Cuál es ese resultado que quieres lograr en la vida?

¿En qué clase de persona te quieres convertir?

Puedo compartirte una hoja de ejercicio de claridad  que te ayudará para responder esas dos preguntas. Mientras no dejes que nada te detenga en la búsqueda de un logro extraordinario, no te escondas en tu caparazón de que no puedes, sé un pensador de posibilidades. Los problemas nunca son el obstáculo sino nuestra actitud hacia ellos es lo que determina la solución.

Hay una reflexión muy interesante que seguramente la has leído.

Se trata de una comunidad de ranas. Ocurre que dos de ellas cayeron en un profundo hoyo. Las demás se asomaron y viendo la situación, les gritaron que para efectos prácticos debían darse por muertas. Pero ellas que no se conformaron fácilmente con esa suerte, empezaron a tratar de saltar fuerte para salir del hoyo. Y aunque lo hacían con todas sus fuerzas estaban lejos de lograr su objetivo. Las demás, aunque angustiadas, seguían insistiendo en que los esfuerzos eran inútiles. Una de ellas, cuenta la historia, puso atención a lo que les decían y rindiéndose, se desplomó y murió. En tanto la otra seguía saltando con tanto empeño, que acabó finalmente por salir del hoyo. Fue entonces cuando se dieron cuenta de que era sorda, y que lejos de desanimarse con la insistencia de sus compañeras de que todo era inútil, ¡pensaba que la estaban animando!

Es una tremenda lección que nos anima a reflexionar: ¿Qué voces estoy escuchando? ¿Cuáles voces voy a silenciar para lograr mis sueños?

Cuando te digan que no puedes lograr resultados extraordinarios, no creas que son cuentos. Lo que otros dicen puede ser verdad, pero va a depender mucho de lo que tú escuches e interpretes, va a depender de tu actitud, tu disposición para salir adelante, de buscar los recursos y crear las oportunidades.

Si crees que necesitas ayuda y herramientas para lograr lo extraordinario estaré atento a tu mensaje.

En amor y liderazgo,

Pedro Sifontes

¿Para qué quiero buenas relaciones?

Imagen de Phan Minh Cuong An en Pixabay

¨Nuestro éxito o fracaso en la vida dependerá de nuestra capacidad de relacionarnos con otros.¨

Todos anhelamos tener buenas relaciones, saludables y felices pero la mayoría de nosotros no sabemos como lograrlas. Pensamos que se da por el destino, la suerte y olvidamos que nosotros estamos llamados a construir las relaciones que queremos.

Conflictos en el trabajo, familia, amistades o matrimonio se deben a que no sabemos relacionarnos. Los problemas relacionales no comenzaron con otros comenzaron conmigo mismo.

Las relaciones que tienes están determinadas como te relacionas contigo mismo.

Pedro Sifontes

Por ej. Si tienes una relación enfermiza con tu pareja es porque no sabes tu valor. Si tienes relaciones que te valoran es porque has aprendido a valorarte.

Toma un minuto para responder: ¿Cómo son mis relaciones? ¿Me disminuyen o me elevan?

Si estas te disminuyen tienes que tomar medidas.

Fuimos diseñados para relacionarnos, tenemos esa capacidad; sin embargo muchos están luchando con su inseguridad, falta de aceptación, identidad y confianza. Algunos llegan a experimentar el síndrome del patito feo y sobre todo en este tiempo de redes sociales.

Dejame decirte que las redes sociales o personas no determinan tu valor, quien si determina tu valor es Dios quien te creo y tu mismo. Es fácil culpar a otros de nuestra infelicidad. Es fácil acomodarse y depender de otros para ser feliz, lo difícil es asumir la responsabilidad de nuestra vida, nuestras relaciones y de todo lo que hacemos.

Si busco tener relaciones sanas y felices debo comenzar conmigo mismo. Hay cosas que tienen que cambiar en nuestra vida, hay principios y creencias que necesitamos incorporar, es muy probable que tu lo sepas. Sin embargo, te los recuerdo.

  1. Amor. La medida de tu amor será la medida de tu valor. Si te amas poco, te cuidaras poco y te costará dar amor porque llegará un momento en que quedarás vacío.
  2. Respeto. La falta de respeto conduce a comportamientos abusivos y a la deshonra.
  3. Confianza. Si te cuesta confiar en otro es posible que no confíes en ti. La falta de confianza es por miedo e inseguridad.

Estos tres elementos son claves para comenzar a generar buenas relaciones unido a una buena comunicación traerá empatía, compasión, alegría y podrán resolver muchos conflictos de la mejor manera.

Si pudieras evaluarte en estos cuatro elementos: amor, respeto, confianza y comunicación ¿Cómo te sientes al respecto? ¿Sientes que debes mejorar? ¿Sientes que estás bien? ¿Hay algo que debe cambiar?

La mejor respuesta la consigues observando tus relaciones: contigo mismo, pareja, familia, trabajo, negocio, amigos. ¿Qué tan saludable y feliz me siento?

Y la pregunta ¿Para que quiero tener buenas relaciones?

Buenas relaciones es menos estrés en la vida. El estrés es un enemigo del corazón. Hay muchas ventajas y es recordar que no fuimos creados para vivir la vida solos, necesitamos de otras personas.

Comienza hoy con tener una buena relación contigo mismo. En un próximo post te comentaré acerca de esto.

Ahora si te sientes frustrado, decepcionado, no aceptado y no sabes por dónde comenzar para mejorar tus relaciones, te invito a reservar una sesión de coaching conmigo.

En amor y liderazgo,

Pedro Sifontes

« Entradas anteriores