fbpx

Liderazgo Creativo

Inspirando personas para el futuro del trabajo!

Creado por wirestock – www.freepik.es

“Trate de no convertirse en un hombre de éxito. Más bien, conviértase en un hombre de valor”.

Albert Einstein

¿Sabías que naciste para el éxito?

Muchas personas no lo saben porque miran su vida y piensan que nacieron para el fracaso. Sus mentes han sido moldeadas para la derrota y lo triste es que se conforman con ese estado porque lo que han recibido de otros es que la vida es así. Unos son favorecidos y otros no. Cuando Dios te creó lo hizo de tal manera que tuvieras éxito en todo lo que hagas, que tengas libertad y experimentes la vida abundante. Él desea que vivas sin molestias y preocupaciones.

La pregunta que nos hacemos es ¿Por qué no tengo éxito? cuando la pregunta correcta es ¿Qué me falta para tener éxito?

El éxito no es cuestión de suerte. Es cuestión de caminar en tu propósito, de prepararte y confiar que Dios cumplirá.

Tú naciste para el éxito. Todo lo que Dios creó fue diseñado para tener éxito. La naturaleza misma, los animales, lo que Dios hizo fue bueno y tú no eres la excepción.

¿Por qué no estás teniendo éxito? Es porque estamos viendo el mundo de manera incorrecta, tienes los lentes equivocados. La mayoría de tus pensamientos acerca de ti mismo son negativos. Puedes llegar a sentir lo siguiente:

– No soy suficientemente bueno.

– No soy tan guapo.

– No tengo un buen cuerpo.

– No tengo talentos.

– No soy inteligente.

-No soy o no tengo se convierte en tu favorito.

Y comenzamos a encontrar cientos de razones para no tener éxito. Más que razones son excusas y con excusas lo que estamos es dañando nuestro ADN, estamos deshonrando a Dios y nos bloqueamos para tener éxito.

Leemos que Dios nos creó a su imagen y semejanza, sin embargo muchos dudamos que hemos sido creados con capacidades únicas para crear, emprender, multiplicar y generar riquezas.

Si no piensas ni crees que has sido diseñado para el éxito ¿Qué estás creyendo? ¿Cuáles son tus creencias?

Mis creencias generan comportamientos, mis comportamientos generan resultados, si los resultados no me gustan debo cambiar mis creencias.

Otra de las capacidades que Dios nos ha dado es la capacidad de elegir.

¿Seguirás con un nivel de pensamiento mediocre o elevarás tus pensamientos?

Usa tu habilidad para elegir la vida que quieres y comprométete con ella.

Si no estás teniendo éxito no es porque Dios no lo quiere para ti es porque tú manera de pensar te tiene en ese lugar donde no quieres estar. La decisión de salir de allí es tuya y si necesitas ayuda puedes escribirme.

En amor y liderazgo,

Pedro Sifontes

“¿Quieres sobrevivir? Entonces debes cambiar, actualizarte”.

Iron Man

Esta es una pregunta que muchos se hacen, y la razón es que se sienten perdidos, en un laberinto, inseguros y sin esperanza. Todo lo que escuchan o leen en los medios los mantiene en zozobra, temen perder su trabajo, cerrar su negocio y hay algunos que temen perder a la familia. Ellos piensan que al volver a la “normalidad” todo va a ser igual e ignorando que el mundo cambió. Ya no hay un volver a la normalidad, ahora es la nueva normalidad o la próxima normalidad porque esta situación que atravesamos a nivel mundial todavía no termina.

Ante esta circunstancia tenemos dos opciones: rendirnos y pensar que todo acabó, o levantarnos cuál David y vencer al gigante Goliat. David tenía una capacidad para hacer que las cosas sucedan en vez de dejar que las cosas le pasen, es lo que se conoce como poder personal.

El poder personal es esa capacidad que cada ser humano tiene para elegir conscientemente aquello que desea vivir o experimentar. Tú y yo tenemos ese poder; sin embargo, no lo usamos, lo ignoramos y dejamos que nuestra vida sea guiada por las circunstancias.

¿Cómo sacamos ese poder?

Es una buena pregunta y te cuento de mi aprendizaje, porque los científicos sociales hablan de que nuestro poder personal está en nuestros pensamientos, emociones y acciones. Sin embargo, he llegado a encontrar otras fuentes que me han ayudado en los momentos difíciles. Son 4P, que llamaremos las reglas para vivir en medio de las crisis. Esto aplica para todo lo que puedas estar viviendo.

1. Propósito: Esto tiene que ver con ¿Para qué? Este es el fundamento cuando tú identificas tu propósito tú puedes ser fuerte y cumplir tu misión. La pregunta nunca será ¿Por qué esta situación? Debe ser ¿para qué esta situación? ¿Cuál es la oportunidad que debo ver? ¿Qué necesito aprender? ¿Cómo alineo mi propósito con mi vida y mi trabajo?

2. Pasión: ¿Qué es lo que te apasiona? ¿Qué enciende tu corazón? ¿Qué te hace estar alegre? Encuentra lo que te energiza y aprovecha esa fuerza para elevarte.

3. Plan: Es muy bueno tener propósito y pasión, pero también es necesario un plan que te permita ponerte en acción ¿Qué acciones voy a emprender? ¿Cómo? ¿Cuándo? ¿Dónde? ¿Cuánto? Diseñar, definir, accionar hacia lo que queremos crear.

4. Perseverar. Es lo que nos permite superar nuestros obstáculos. La perseverancia habla de nuestra confianza, de nuestra fe, de saber que si podemos lograr y alcanzar nuestro propósito.

¿De estas 4P cuál consideras que te está faltando en este tiempo?

¿Qué puedes hacer hoy para encaminarte a la vida que quieres? O ¿Vas a seguir esperando que todo vuelva a la “normalidad”?

Tú puedes hacer que las cosas pasen, tú puedes vencer a tus gigantes, tienes el poder dentro de ti.

pedro sifontes

Tú puedes elegir conscientemente la vida que quieres, David sabía que matar al gigante Goliat lo haría rico. El rey le daría una gran recompensa, le daría a su hija como esposa y además la familia no tendría que pagar impuestos ni cumplir el servicio militar.

¿Qué clase de vida quieres? Mata el gigante. Ve hacia la próxima normalidad con tu poder personal.

Si deseas aprender a usar tu poder personal te invito a una conversación de coaching.

En amor y liderazgo,

Pedro Sifontes

« Entradas anteriores
WhatsApp chat