Correr o morir“Quiero ser corredor” Thomas

Si, es el mismo título de la película “Maze Runner” basada en un libro cuyo autor es James Dashner, espero que puedas verla porque es muy interesante y hay algunas cosas que podemos aprender para fortalecer nuestro liderazgo.

La película empieza con un joven atrapado en un elevador que llega a un lugar conocido como “la caja”, este es un lugar donde se encuentran muchos jóvenes. La particularidad de este lugar es que está rodeado por muros imponentes que no permiten ser escalados, nadie puede escapar. Sin embargo, cada día al amanecer se abre un espacio o una puerta que conduce a un laberinto, y cuando llega la noche la puerta se cierra. Durante tres años un grupo de corredores recorren el laberinto con el fin de encontrar una salida y la misión se ha convertido en un fracaso…(tatatatan)…hasta que llegó este joven llamado Thomas y cambia la situación de todos en “la caja”.

Probablemente te puedes encontrar en medio de un área parecida a “la caja”, o puedes encontrarte en un laberinto sin salida, llegando a pensar que no hay esperanza, que nada va a cambiar en tu vida o en la organización o negocio en el cual te encuentras.

Ahora veamos que podemos aprender del joven Thomas para aplicar en nuestro liderazgo y lograr los cambios que buscamos. Quiero compartir dos ideas de muchas encontradas y las tomo porque considero que son las principales para ponernos en carrera.

  1. Curiosidad. Una de las características de Thomas es que hacía demasiadas preguntas. Como líder debes plantear preguntas que te lleven a las respuestas para tomar mejores decisiones. Vivimos en un mundo donde las personas son adictas a las respuestas que nos olvidamos de las preguntas. Necesitamos volver a la curiosidad, ella es una buena maestra que nos enseña a no quedarnos en lo ya conocido.

¿Cuándo fue la última vez que sentiste curiosidad por alguna idea?

La curiosidad nos abre a nuevas posibilidades de aprendizaje. Lo que separa a los líderes del resto del equipo es saber hacer las preguntas correctas de la manera correcta. Todo líder debe ser curioso dominando el arte de las preguntas, y no el arte de las respuestas.

He encontrado que la mayoría de las personas han perdido la curiosidad, quizás crecieron oyendo frases: “No seas curioso” y la más popular “la curiosidad mató al gato, ten cuidado”, y con ello consiguieron apagarnos ese buen espíritu de curiosidad que nos ayuda a ser más creativos en la vida.

“Ideas proceden de la curiosidad.” Walt Disney

La curiosidad por las ideas parte de las preguntas. Si haces a un lado la curiosidad no hay aprendizaje, no sabes si llegarás a hacerlo de una mejor manera, o alcanzar lo que buscas. La curiosidad por las ideas no mata; sin embargo, sin curiosidad estamos prácticamente estancados o muertos en vida, en una caja o laberinto sin salida.

¿Qué pasaría en tu vida o en tu liderazgo si le dieses vida a esas ideas que tienes? ¿Sientes curiosidad?

No te quedes en la curiosidad y haz algo.

  1. Ponte en acción. “Bueno, al menos hice algo” es una frase de Thomas que nosotros en nuestro liderazgo debemos vivir cuando tenemos una idea. Muchas personas se quedan con el deseo de salir de la caja, pero es solamente un deseo y no hacen nada por cambiar la situación. Muchos viven atrapados en un liderazgo con muchas excusas para no lograr resultados. Están dando vueltas y vueltas sin encontrar una salida del laberinto.

Toda acción parte de una elección y eso fue lo que hizo Thomas, él sabía que sus elecciones tenían consecuencias, pero no se quedó a ver qué pasaba o pasaría mañana, no se puso a pensar si funcionaría o no funcionaría. El prefirió hacer algo, antes que no hacer nada.

¿Qué estás haciendo para mejorar en tu vida o en tu liderazgo?

La vida está llena de elecciones. Tenemos la libertad de elegir y podemos elegir que sucedan cosas y hacer una gran diferencia. Tú puedes elegir salir o quedarte en el laberinto o la caja en que te encuentras.

“La historia de los hombres libres nunca fue escrita por casualidad sino por elección; ¡su elección!” Dwight Eisenhower

Tu elección y puesta en acción determinará los resultados que quieres lograr. En el camino probablemente cometas errores, pero no dejes que estos te detengan, aprende de ellos y sigue avanzando hasta que encuentres el camino que te lleve a la salida del laberinto.

Hay otras cosas que podemos aprender de Thomas y de otros personajes que aparecen, pero me quedo con estos dos puntos. Espero puedas ver la película y si ya la viste puedes compartir tus comentarios.

Te dejo esta última pregunta: ¿Vas a correr o vas a morir?

Al igual que Thomas yo elijo correr y si tú también eliges correr te invito a formar parte del entrenamiento “Reinventa tu Liderazgo: Maximizando mi Rendimiento.” que comenzará el 17 de Noviembre. Escribe a info@liderazgocreativo.com para conocer cuáles son los próximos pasos.

En amor y liderazgo,

 

Pedro Sifontes
Coach for Leadership
Sígueme: @psifontes

Fuente: http://listas.20minutos.es

Fuente: http://listas.20minutos.es

“No vemos las cosas como son, vemos las cosas como somos” Anais Nin

¿Se ha dado cuenta que no todas las personas ven lo que usted está viendo? La verdad es que cada persona percibe la realidad de acuerdo a su sistema de percepción. Muchos alcanzan a ver solo una parte y piensan que tienen razón, y ese razonamiento lo convierten en conflicto.

La mayoría de las personas hablan desde su experiencia, su personalidad e historia familiar, y lo cumbre es que no cuesta validar a aquellos que no está de acuerdo en cómo nosotros vemos las cosas.

¿Le ha pasado? Esto pasa en las relaciones: matrimonio, padre e hijos, trabajo, negocios, iglesia y comunidad en general.

Hay un cuento muy antiguo de la India escrito por Ed Young que cuenta cómo siete ratones ciegos de colores se encuentran cerca de su laguna con un Algo muy Raro. Al tratar de descubrir lo que es, cada uno de ellos va analizando el Algo muy Raro por partes. Sin embargo, cada ratón cree que es una cosa distinta. Aquí te lo comparto:

Los 7 ratones ciegos

Había una vez siete ratones ciegos. Un día se encontraron con un Algo Muy Raro en la laguna.

Ratón Rojo: ¿Qué es eso?
Ratón Amarillo: Es un Algo Muy Raro

Ratón Morado: Tengo miedo.
Ratón Azul: Vamos a la casa.
Ratón Blanco: Sí vámonos!

El primer día fue el lunes. El Ratón Rojo fue a investigar.
Ratón Rojo: Hm-m-m-m-m. Es muy firme. Es un pilar. El Algo Muy Raro es un pilar.
Los otros ratones: ¿Un pilar?
Ratón Rojo: Sí es un pilar porque es muy firme!

El segundo día fue el martes. El Ratón Verde fue a investigar.
Ratón verde: Hm-m-m-m-m. Es muy flexible. Es una serpiente. El Algo Muy Raro es una serpiente.
Los otros ratones: ¿Una serpiente?
Ratón verde: Sí es una serpiente porque es muy flexible

El tercer día fue el miércoles. El Ratón Amarillo fue a investigar.
Ratón Amarillo: Hm-m-m-m-m. Es muy afilado. Es una lanza.  El Algo Muy Raro es una lanza.
Los otros ratones: ¿Una lanza?
Ratón Amarillo: Sí es una lanza porque es muy afilada!

El cuarto día fue el jueves. El Ratón Morado fue a investigar.
Ratón Morado: Hm-m-m-m-m. Es muy alto. Es un acantilado.  El Algo Muy Raro es un acantilado.
Los otros ratones: ¿Un acantilado?
Ratón Morado: Sí es un acantilado porque es muy alto

El quinto día fue el viernes. El Ratón Naranja fue a investigar.
Ratón Naranja: Hm-m-m-m-m. Es muy fresco. Es un abanico. El Algo Muy Raro es un abanico.
Los otros ratones: ¿Un abanico?

Ratón Naranja: Sí es un abanico porque es muy fresco!
El sexto día fue el sábado. El Ratón Azul fue a investigar.
Ratón Azul: Hm-m-m-m-m. Es muy largo. Es una cuerda. . El Algo Muy Raro es una cuerda.
Los otros ratones: ¿Una cuerda?
Ratón Azul: Sí es una cuerda porque es muy larga.

El séptimo día fue el domingo. El Ratón Blanco fue a investigar. Recorrió de arriba abajo, de punta a cabo, y dijo:
Ratón Blanco: El Algo Muy Raro es firme como un pilar, flexible como una serpiente, filoso como una lanza, alto como un acantilado, fresco como un abanico, largo como una cuerda, pero todo junto el Algo Muy Raro es. . . . . .¡Un elefante!
Todos los ratones: Es un elefante sí, sí, es un elefante sí, sí,
Es un elefante sí, sí, es un elefante pero no lo ví.

Moraleja Ratonera: Si sólo conoces por partes, dirás siempre tonterías, pero si puedes ver el todo, hablarás con sabiduría.

Es una moraleja muy interesante que nos invita a ver el todo. Si solo conozco por partes puedo tener una confusión así como la tuvieron unos seis ratones, hasta que uno se atrevió a explorar todo, y llegó a la realidad.

Ahora si no estoy viendo todo, significa que tengo un punto de ceguera donde voy a necesitar “colirio” para ver mejor o una persona que me ayude a ver, a interpretar, evaluar y resolver ciertas situaciones en nuestra vida.

“Sus ojos no pueden decirle donde tiene que ver, pero usted si puede decirle a sus ojos lo que debe ver”.

Nuestros ojos responden a estímulos que se originan en el cerebro que terminan en acciones. Investigaciones científicas han demostrado que el 75% de la información sensorial en el cerebro es visual, esto es alto nivel de penetración. Leyendo al Dr. Daniel Amen, autor del libro “Cambia tu cerebro, cambia tu cuerpo” dice que: “el 50% del cerebro se dedica a la visión”.

Como me vea, como vea y como me sienta influyen en mi éxito en la vida, relaciones, trabajo o negocios. Esto no se trata de suficiencia u orgullo, se trata de salud.

En una oportunidad el Apóstol Juan le escribió a un colaborador suyo llamado Gayo: “Amado hermano, le pido a Dios que te encuentres muy bien, y también le pido que te vaya bien en todo lo que hagas, y que tengas buena salud.”3 Juan 1:2 (TLA)

Una buena salud requiere sentirse mejor en todas las áreas y empieza en conocer el funcionamiento de tu cerebro y sacarle el mejor provecho posible.

¿Vas a seguir viendo una parte o quieres aprender a conocer como ver todas las partes?

Te invito a formar parte del entrenamiento “AprendeMente: Liberando nuestro potencial para una vida mejor” que comenzará el 10 de Octubre. Escribe a info@liderazgocreativo.com para conocer cuáles son los próximos pasos.

En amor y liderazgo,

 

Pedro Sifontes
Coach for Leadership
Sígueme: @psifontes

Get Adobe Flash player