fbpx

Inspirando personas para el futuro del trabajo!

Etiqueta: Mentoring

¿Es posible lograr resultados extraordinarios en mi vida?

No es necesario hacer cosas extraordinarias para conseguir resultados extraordinarios

Warren buffett

Cuando te hablan de alcanzar resultados extraordinarios en este tiempo de crisis, ¿Eres de los que piensan que no es posible? ¿Te conformas con la vida ordinaria que estás llevando? ¿No te cansas de permanecer estancado, de seguir siempre en lo mismo? De seguro todo te parece una rutina pero cuando se te aparece una oportunidad, quizás seas como la tortuga que se esconde en su caparazón, pensando que no hay posibilidades de una vida mejor, comienzas a ver todo lo que no tienes y como no lo tienes piensas que no lo puedes lograr, no lo puedes hacer y dices: “mañana cuando tenga”, pero resulta que el mañana nunca llega.

Si quieres resultados extraordinarios en tu vida, necesitas prepararte para esos momentos, debes buscarlos y generarlos. Los  resultados extraordinarios no ocurren por casualidad. Escuché de alguien esta semana una frase genial:

El que quiere quiere. El que no quiere, no quiere.

Cuando uno quiere encuentra el tiempo. Cuando uno quiere busca. Cuando uno quiere toma acción.

Nunca digas que quieres algo, si no estás dispuesto a tomar acción.

Pedro sifontes

El siglo XXI es para los que estás dispuestos a tomar acción, a aprender y emprender en la vida. No es para aquellos que quieren, pero no hacen nada por cambiar su situación.

¿Cuál es ese resultado que quieres lograr en la vida?

¿En qué clase de persona te quieres convertir?

Puedo compartirte una hoja de ejercicio de claridad  que te ayudará para responder esas dos preguntas. Mientras no dejes que nada te detenga en la búsqueda de un logro extraordinario, no te escondas en tu caparazón de que no puedes, sé un pensador de posibilidades. Los problemas nunca son el obstáculo sino nuestra actitud hacia ellos es lo que determina la solución.

Hay una reflexión muy interesante que seguramente la has leído.

Se trata de una comunidad de ranas. Ocurre que dos de ellas cayeron en un profundo hoyo. Las demás se asomaron y viendo la situación, les gritaron que para efectos prácticos debían darse por muertas. Pero ellas que no se conformaron fácilmente con esa suerte, empezaron a tratar de saltar fuerte para salir del hoyo. Y aunque lo hacían con todas sus fuerzas estaban lejos de lograr su objetivo. Las demás, aunque angustiadas, seguían insistiendo en que los esfuerzos eran inútiles. Una de ellas, cuenta la historia, puso atención a lo que les decían y rindiéndose, se desplomó y murió. En tanto la otra seguía saltando con tanto empeño, que acabó finalmente por salir del hoyo. Fue entonces cuando se dieron cuenta de que era sorda, y que lejos de desanimarse con la insistencia de sus compañeras de que todo era inútil, ¡pensaba que la estaban animando!

Es una tremenda lección que nos anima a reflexionar: ¿Qué voces estoy escuchando? ¿Cuáles voces voy a silenciar para lograr mis sueños?

Cuando te digan que no puedes lograr resultados extraordinarios, no creas que son cuentos. Lo que otros dicen puede ser verdad, pero va a depender mucho de lo que tú escuches e interpretes, va a depender de tu actitud, tu disposición para salir adelante, de buscar los recursos y crear las oportunidades.

Si crees que necesitas ayuda y herramientas para lograr lo extraordinario estaré atento a tu mensaje.

En amor y liderazgo,

Pedro Sifontes

Creado por wirestock – www.freepik.es

“Trate de no convertirse en un hombre de éxito. Más bien, conviértase en un hombre de valor”.

Albert Einstein

¿Sabías que naciste para el éxito?

Muchas personas no lo saben porque miran su vida y piensan que nacieron para el fracaso. Sus mentes han sido moldeadas para la derrota y lo triste es que se conforman con ese estado porque lo que han recibido de otros es que la vida es así. Unos son favorecidos y otros no. Cuando Dios te creó lo hizo de tal manera que tuvieras éxito en todo lo que hagas, que tengas libertad y experimentes la vida abundante. Él desea que vivas sin molestias y preocupaciones.

La pregunta que nos hacemos es ¿Por qué no tengo éxito? cuando la pregunta correcta es ¿Qué me falta para tener éxito?

El éxito no es cuestión de suerte. Es cuestión de caminar en tu propósito, de prepararte y confiar que Dios cumplirá.

Tú naciste para el éxito. Todo lo que Dios creó fue diseñado para tener éxito. La naturaleza misma, los animales, lo que Dios hizo fue bueno y tú no eres la excepción.

¿Por qué no estás teniendo éxito? Es porque estamos viendo el mundo de manera incorrecta, tienes los lentes equivocados. La mayoría de tus pensamientos acerca de ti mismo son negativos. Puedes llegar a sentir lo siguiente:

– No soy suficientemente bueno.

– No soy tan guapo.

– No tengo un buen cuerpo.

– No tengo talentos.

– No soy inteligente.

-No soy o no tengo se convierte en tu favorito.

Y comenzamos a encontrar cientos de razones para no tener éxito. Más que razones son excusas y con excusas lo que estamos es dañando nuestro ADN, estamos deshonrando a Dios y nos bloqueamos para tener éxito.

Leemos que Dios nos creó a su imagen y semejanza, sin embargo muchos dudamos que hemos sido creados con capacidades únicas para crear, emprender, multiplicar y generar riquezas.

Si no piensas ni crees que has sido diseñado para el éxito ¿Qué estás creyendo? ¿Cuáles son tus creencias?

Mis creencias generan comportamientos, mis comportamientos generan resultados, si los resultados no me gustan debo cambiar mis creencias.

Otra de las capacidades que Dios nos ha dado es la capacidad de elegir.

¿Seguirás con un nivel de pensamiento mediocre o elevarás tus pensamientos?

Usa tu habilidad para elegir la vida que quieres y comprométete con ella.

Si no estás teniendo éxito no es porque Dios no lo quiere para ti es porque tú manera de pensar te tiene en ese lugar donde no quieres estar. La decisión de salir de allí es tuya y si necesitas ayuda puedes escribirme.

En amor y liderazgo,

Pedro Sifontes