fbpx

Inspirando personas para el futuro del trabajo!

Etiqueta: Inteligencia

¿Debo desarrollar el talento?

Desarrollando Talentos1“Todos nacemos con talento pero no todo desarrollamos el talento, se requiere tiempo para desarrollarlo.” Pedro Sifontes

Se cree que el talento es privilegio de pocos, que es escaso; sin embargo, no es así ya que cada persona viene equipada con talento. Todos tenemos talentos pero somos pocos los que utilizamos nuestros talentos o muchas veces la gente ignora que los tiene o sabe que los tiene pero tiene miedo de utilizarlos.

En las organizaciones hay gente con diferentes tipos de talentos: directivo, operativo, técnico, comercial, financiero, artístico, dependiendo de la organización encontraremos personas con muchas capacidades. Podemos definir talento como la capacidad que tiene una persona de desarrollar todo su potencial para alcanzar resultados extraordinarios.

Ahora una persona por sí sola no puede desarrollar su talento, y he allí el dilema en muchas organizaciones que comienzan a preguntarse: ¿Por qué debo invertir en el desarrollo de las personas? ¿Qué pasa si yo invierto en el desarrollo de las personas y luego se van? Ese es el mayor temor por el cual no se quiere invertir en desarrollar el talento.

Si cambiamos la pregunta ¿Qué pasa si los desarrollamos y se quedan? Esto es algo que nos gusta pero no podemos controlar totalmente, por el mundo cambiante en el cual vivimos y la guerra por el talento, dependerá de nuestro liderazgo.

“Un buen liderazgo que busque desarrollar personas siempre llegará al destino soñado.” Pedro Sifontes

Lo que si podemos controlar es lograr que se queden sintiéndose parte de una comunidad donde puedan seguir creciendo y desarrollándose con nuevas oportunidades. Todos quieren un lugar al cual pertenecer y poder contribuir, y como líder estás llamado a facilitar ese ambiente de aprendizaje.

Y si se van siéntase orgulloso de ayudarles a desarrollarse, como líder tu función es reproducirte en otros líderes.

Me encanta la historia de Leonardo da Vinci, una de las personas más talentosas. Nació el 15 de abril de 1452 en la localidad toscana de Vinci, cerca de Florencia. Fue hijo ilegítimo de ser Piero da Vinci, notario, y Caterina, una joven campesina. En torno a los 14 años entró a trabajar como aprendiz en el taller florentino de uno de los artistas más considerados de la época, Andrea di Cione, más conocido como Verrocchio.

Entre 1466 y 1476 Leonardo trabajó para Verrocchio y junto a otros pintores famosos como Perugino y Boticcelli. En aquellos días, los artistas eran verdaderos artesanos y debían poseer una gran gama de habilidades. Con la pintura El Bautismo de Cristo, Leonardo exhibió sus auténticas aptitudes ante Verrocchio. Su mentor, que había recibido el encargo, se reservó para sí las figuras principales y repartió el resto entre sus aprendices. A Leonardo le correspondió un ángel que sostenía el manto de Jesús. Lo pintó al óleo, para darle mayor profundidad y color, y Verrocchio quedó maravillado ante el talento de su joven discípulo. Leonardo contaba con poco más de 20 años y este episodio fue el punto de inflexión en su trayectoria profesional.

A partir de 1476 Leonardo inició su camino de aprender todo lo que podía ser aprendido. Una de las facetas más originales de Leonardo es su permanente afán de indagar. A pesar de que —debido a su condición de hijo ilegítimo— no había recibido la educación canónica de su época y no sabía latín, recurrió a su capacidad de observación y confió en lo que podía evidenciar la experiencia. Y este método fue el que aplicó en todo lo que llevó a cabo a lo largo de su vida.

Leonardo tenía el talento pero fue Verrocchio quien le ayudó a desarrollarlo.

¿Tendrás un “Leonardo da Vinci” en tu organización que necesita ser desarrollado?

Creo que si lo tiene, solo dese el tiempo de comenzar a desarrollarlos, empiece ahora. Haga de su gente los mejores en su área.

Y quizás me dirá: “no estoy buscando un genio”, y yo le diré: “puede que no busque un genio, pero si busca personas comprometidas, responsables, que trabajen en equipo, que sean apasionadas en lo que hacen, creativos, que produzcan buenos resultados, y a todos ellos necesita desarrollarlos, formarlos, entrenarlos.”

“El progreso y el desarrollo son imposibles si uno sigue haciendo las cosas tal y como siempre las ha hecho.” Wayne Dyer

Haz del desarrollo de personas una prioridad en tu liderazgo, mientras más personas ayudes a tener éxito, más éxitos tendrás en la vida y en la organización.

Si buscas conocer más del tema te invito a formar parte del entrenamiento “Reinventa tu Liderazgo: Maximizando mi Rendimiento” que comenzará el 17 de Noviembre. Escribe a info@liderazgocreativo.com para conocer cuáles son los próximos pasos.

En amor y liderazgo,

 

Pedro Sifontes
Coach for Leadership
Sígueme: @psifontes

¿ESTOY DISPUESTO A APRENDER?

Dispuesto_aprender

“El verdadero viaje de descubrimiento no consiste en buscar nuevos territorios sino en tener nuevos ojos.” Marcel Proust

Todos sabemos que el cambio está ocurriendo; sin embargo nos cuesta mantenernos en constante aprendizaje. No es frecuente que personas que están en liderazgo se comprometan a aprender por muchas razones conocidas como “los enemigos del aprendizaje.”

Hay muchos líderes que se encuentran frustrados o desalentados con esto del aprendizaje, sienten que no están creciendo, que no avanzan en su trabajo o negocio, tampoco en sus vidas. Muchos confunden el aprendizaje con saber o con tener conocimiento, y la realidad es que aprender es cambiar y todo aprendizaje lleva implícito un cambio.

Cuando aprendemos estamos dejando la zona de confort para ir a una zona de expansión. Eso es lo que sucede con muchos que no están aprendiendo: “nos encanta estar en la zona cómoda”.

¿Estás dispuesto a salir de tu zona cómoda para aprender?

La clave para poder aprender se llama observación. ¿Qué estás observando en tu mundo? ¿Cuántas veces creíste que lo que veías era como tú lo veías? ¿Cuántas veces has pensado que eres poseedor de la “verdad”?

Hay una fabula de la zorra y las uvas que lo ilustra bastante bien.

“Había una vez una zorra que llevaba casi una semana sin comer, había tenido muy mala suerte, le robaban las presas y el gallinero que encontró tenía un perro guardián muy atento y un amo rápido en acudir con la escopeta. Ciertamente estaba muertecita de hambre cuando encontró unas parras silvestres de las que colgaban unos suculentos racimos de doradas uvas, debajo de la parra había unas piedras, como protegiéndolas.
—Al fin va a cambiar mi suerte, —pensó relamiéndose—, parecen muy dulces.
Se puso a brincar, intentando alcanzarlos, pero se sentía muy débil, sus saltos se quedaban cortos los racimos estaban muy altos y no llegaba. Así que se dijo:
—Para que perder el tiempo y esforzarme, no las quiero, no están maduras.
Pero resulta que si la zorra hubiese trepado por las piedras parándose en dos patas hubiese alcanzado los racimos, esta vez le faltó algo de astucia a doña zorra, parece ser que el hambre no la deja pensar.”

Probablemente le falto astucia, pero más que astucia le faltó observación. Cuando nos tomamos el tiempo para observar podemos diseñar acciones que nos lleven al resultado, y al no observar probablemente perdamos tiempo y energía.

¿Puedes reconocer que hay cosas que aun no sabes?

Volviendo a la frase de Marcel Proust: “El verdadero viaje de descubrimiento no consiste en buscar nuevos territorios sino en tener nuevos ojos.”

Si queremos aprender necesitamos nuevos ojos, nuevas miradas a la vida y a las cosas que hacemos. Si buscas aprender de liderazgo necesitas observar a los grandes líderes, ver lo que han estado haciendo y como lo han hecho. Incorporar esas habilidades a tu vida para que puedas avanzar. Probablemente no salga bien la primera vez, pero lo que hará la diferencia será la experiencia que adquieres en tu viaje de liderazgo.

La observación es un regalo que nos permite aprender en la vida. Particularmente vivo en aprendizaje, me considero un aprendiz. Aprendo de los libros, blogs, podcasts, seminarios, conferencias, de las personas, todos los días busco aprender algo nuevo que me lleve a mejorar en cada área de mi vida.

¿Cómo estás aprendiendo? ¿Qué actividades de aprendizaje te están ayudando a ser mejor persona, mejor líder, mejor hombre o mujer de negocios?

Hay alguien tan inteligente que aprende de la experiencia de los demás.” Voltaire

Ahora para aprender vas a necesitar no solamente observar, sino de personas como coaches o mentores que te ayuden en esa área que necesitas crecer. Aprovecha de la experiencia de otros, tendrás que pagar un poco, pero llegarás a donde quieras llegar. Quiero animarte a participar del Programa AprendeMente: Liberando nuestro potencial para una vida mejor.”  Escribe a info@liderazgocreativo.com para conocer cuáles son los próximos pasos.

En amor y liderazgo,

 

Pedro Sifontes
Coach for Leadership
Sígueme: @psifontes