fbpx

Inspirando personas para el futuro del trabajo!

Etiqueta: Cultura

¿Estoy accionando o reaccionando?

Army-training

“Todo líder debe estar en acción constante luchando por ganar las batallas que escoge.” Pedro Sifontes
Ante un mundo cambiante lleno de desafíos y retos, como líder necesito mantenerme en acción. Ahora no confunda mantenerse en acción con mantenerse ocupado o haciendo de todo. Todo líder sabe qué tiene un llamado y escoge sus batallas. Un ejemplo de esto es Martin Luther King, propulsor del movimiento de los derechos civiles en EEUU.
¿Conoces tu llamado?
La acción es la que nos ayuda a salir de nuestra zona cómoda. Y si usted como líder no está en acción como podemos esperar que otros o nuestros colaboradores se pongan en acción. El liderazgo se da por el ejemplo, no por imposición.
Siempre que lideramos estamos en una batalla donde buscamos ganar, obtener los mejores resultados. Como líderes debemos tener presente que la batalla la podemos perder o ganar dependiendo de nuestro liderazgo.
“La batalla más difícil la tengo todos los días conmigo mismo.” Napoleón I
Hay muchas formas de ganar o perder una batalla en tu liderazgo:
  • Emociones – ¿Me controlan o las controlo? ¿Qué haces cuando las cosas se ponen difíciles? ¿Tomas las cosas personalmente?
  • Actitud – ¿Es negativa o positiva mi actitud? ¿Cómo es mi disposición con mis colaboradores?
  • Confianza – ¿Muestro temor ante la situación de no alcanzar los resultados? ¿Ya sabes que no lo vas a lograr o piensas que puedes lograrlo?
  • Decisión – ¿Tomarla o no tomarla? ¿Muestro dudas?
  • Responsabilidad – ¿Resuelvo o anticipo los problemas? ¿Culpo a otros del fracaso?
  • Comunicación – ¿Me hago entender? ¿Estoy siendo claro?
Me quedare con estas seis; sin embargo, hay otras formas que puedes añadir a esta lista y compartirlas con otros para que ellos también puedan ganar sus batallas.
¿Cuál batalla estás enfrentando en tu liderazgo hoy?  ¿En esa batalla tus colaboradores se sienten seguros y protegidos?
Si quieres ganar las batallas tendrás que mantenerte en acción, en control de tus emociones, en proyectar una buena actitud, reflejando confianza, tomando decisiones, asumiendo responsabilidad y desarrollando buena comunicación. Un líder con estas cualidades hace que sus colaboradores se sientan a gusto y comprometidos con su trabajo. Ellos se sienten inspirados a dar lo mejor de sí.
¿Hay algo que pueda hacer por ti en tu liderazgo? Quedo a tu servicio.
En amor y liderazgo,
Pedro Sifontes
Coach for Leadership
Sígueme: 
@psifontes

¿Qué tan excelente es la cultura de mi organización?

Creando-Cultura-Excelencia“La gente se desenvuelve o actúan de acuerdo a la cultura en que viven.”
La palabra cultura se está convirtiendo en música para nuestros oídos. Mucho se habla de crear una cultura de excelencia en la empresa para lograr buenos resultados, sin embargo no se crean los mecanismos para desarrollarla. Y es que la cultura requiere tiempo, no se logra de la noche a la mañana, de hecho la palabra es de origen latín “cultus” que significa “cultivo”.
Si conocemos la ley de la siembra y la cosecha, todo lo que sembramos es lo que vamos a cosechar. ¿Qué estoy cultivando en la organización? ¿Qué clase de semilla estoy sembrando?
Si siembro una visión clara y poderosa, muchos seguirán la visión. “Ahí está el detalle” como decía el gran comediante mexicano Mario Moreno “Cantinflas” que muchas veces los líderes no definen la visión. Se da por sentado que todos la saben, y probablemente sea cierto, pero no todos la tienen incorporada en sus vidas. Por ej. La gente conoce las normas para convivir en la sociedad pero no la incorporan a sus vidas, solo cuando conviene. La falta de una visión clara impide que la gente tenga inspiración para trabajar y su rendimiento sea de regular a bueno.
¿Cuál es la realidad que ve en la empresa? ¿Ve a sus colaboradores comprometidos con la visión y la misión?
Si siembro valores que conduzcan a la excelencia, cosecharé excelencia en los clientes tanto interno como externo. Los valores son los principios por los cuales hacemos lo que hacemos. El no tener claro los valores indica que no hay una razón de ser y hacer las cosas, por lo cual el resultado será mediocre.
¿Están sus colaboradores comprometidos con los valores?
Hay una gran necesidad de crear una cultura organizacional fuerte, y esto es uno de los mayores desafíos que enfrentan las organizaciones en todo el mundo. Esto no se logra de la noche a la mañana. Esto requiere cambio de hábitos, comportamientos, prácticas y por supuesto de paradigmas.
“El comportamiento individual depende de la interacción entre las características personales y el ambiente que lo rodea”. Kurt Lewin
Aquí hay dos maneras en que puede inducir la cultura de la empresa de arriba hacia abajo.
  1. Diseñe un lugar donde la gente le guste venir. Hay que crear un ambiente donde las personas sientan pasión por lo que hacen. ¿Cómo es el ambiente en la empresa? ¿Hay camaradería o hay contiendas? ¿Es saludable o es toxico?
El liderazgo define el ambiente desde la contratación hasta el reemplazo o jubilación.
  1. Mantenga su compromiso con los colaboradores. Los líderes son el modelo a seguir. Ellos buscan mantener la confianza, y mantienen canales de comunicación abiertos sobre todo a escuchar y generar feedback. Esto ha de hacerse semana a semana, al hacerlo así genera seguimiento y resolver los problemas rápidamente.
¿Estoy generando el compromiso? ¿Estoy dando confianza a mis colaboradores para que se acerquen a mí? ¿Los estoy escuchando? ¿Estoy resolviendo los problemas rápidamente? ¿Cómo lo estoy midiendo?
“Donde hay una empresa de éxito, alguien tomó alguna vez una decisión valiente” Peter Drucker
La cultura siempre debe empezar de arriba abajo, y no al contrario. No esperemos que nuestros colaboradores sean excelentes cuando yo no estoy siendo excelente. Todo líder debe ser apto para enseñar, y ser apto significa que debes incorporar a tu vida: visión, misión, valores, debes modelar para así conseguir resultados extraordinarios con la estrategia planeada.
¿En qué quieres que se conviertan tus colaboradores?
Crear una cultura de excelencia no es fácil, pero tampoco es imposible. Requiere de un esfuerzo a largo plazo y de la capacitación de los colaboradores para poder lograr que el cambio sufra la menor resistencia posible y todos logren adaptarse a él. En lo que quieres que se conviertan, atrévete a diseñarlo y llevarlo a la realidad. Espero que lo logres y si gustas de mi ayuda contácteme en pedro@liderazgocreativo.com
En amor y liderazgo,
Pedro Sifontes
Coach for Leadership
Sígueme: @psifontes