Liderazgo Creativo

Inspirando personas para el futuro del trabajo!

Etiqueta: Ganar (página 1 de 7)

¿Por qué no logro el éxito en la vida?

 

«Si quieres hacer un cambio permanente, deja de centrarte en el tamaño de tus problemas y céntrate en tu tamaño.» T. Harv Eker

Esta es una de las preguntas que muchas personas me han hecho llegar acompañada de frases como esta “he trabajado duro”, “he sacrificado muchas cosas”, “he leído los libros de…”, … y todavía no lo consigo, terminan diciendo algunos “será que Dios no quiere que tenga éxito.”

De algo estoy seguro, y es que Dios quiere que tengamos éxito. Somos nosotros quienes no estamos aprovechando todos los recursos y el potencial que hay dentro de nosotros, y hemos estado viviendo como víctimas de las circunstancias y no hemos asumido nuestra responsabilidad. Somos nosotros quienes hemos bloqueado nuestro éxito.

Todo tiene que ver con nuestra mentalidad.

Mi mentalidad determina lo que hago y lo bien que lo hago. Todos tenemos habilidades únicas, pero si no uso correctamente mis facultades mentales es inútil.

Mi mentalidad me sugiere como voy a tratar con la oportunidad, la adversidad, el fracaso, el éxito, el cambio, ella dicta cual va a ser mi actitud y mi comportamiento.

Si quieres que tu vida cambie necesitas cambiar de mentalidad.

Cambiar de mentalidad requiere cambiar nuestras creencias, palabras y hábitos que son los que nos han llevado al lugar donde estamos.

¿Cómo podemos desbloquear al éxito en nuestras vidas?

1.   Claridad del éxito que quieres.  Sin claridad hay oscuridad. Necesitamos saber lo que queremos y hasta donde queremos llegar. Muchas personas tienen falta de claridad, no saben lo quieren, quieren muchas cosas o quieren lo que otros tienen, por eso cuando llegan los obstáculos se rinden. La rendición comienza en la mente.

Un pequeño ejercicio que puede ayudarte es preguntarte a ti mismo ¿Dónde me gustaría verme en cinco, diez años? Puedes tomar tiempo para escribirlo y utilizar tus sentidos para ver el nivel de claridad, recuerda si puedes verlo claramente puedes lograrlo. Usa tu poder creativo y enfócate.

2.   Confianza en ti mismo(a).  La confianza en ti mismo tiene que ver con las creencias ¿Qué es lo que te dices a ti mismo? ¿Cuál es tu dialogo interno? ¿Cuáles son tus excusas para no tener éxito? Esas excusas son solo creencias que están bloqueando tu potencial, y solo existen en tu mente. Si confías en las habilidades que Dios te dio podrás generar el éxito que buscas. Cree en ti, cree que puedes y lo lograrás. Aun la rosa de sarón florece en las sombras.

3.   Plan de Acción.  Podemos llegar a tener claridad de lo que queremos y una confianza en quienes somos; sin embargo, si no tomamos las acciones correctas de nada sirve. ¿Qué acciones tomas para respaldar la visión de lo que quieres? El éxito no es cuestión de suerte o casualidad, es cuestión de un plan y acciones concretas que te lleven al destino que quieres. ¿Cómo esperas que llegue tu éxito? ¿Estás preparado(a) para ello? La fe sin obras es muerta.

¿Qué necesitas para comenzar a tener éxito?

Prueba con estas tres cosas y observa como tu vida comienza a cambiar. Verás grandes resultados en ti, en tu organización y en todo lo que hagas. Te aseguro que no será de la noche a la mañana, pero es un proceso que si lo repites día tras día lo que has estado buscando sucederá. Es lo que se conoce como repetición con propósito.

¿Estás listo(a)? Vamos y recuerda que estoy para acompañarte en tu viaje de alcanzar el éxito.

En amor y liderazgo,

 

Pedro Sifontes
Coach for Leadership

¿Hacía dónde nos dirigimos?

“Los mayores problemas no están en los obstáculos que se nos presentan en el camino, sino en escoger la dirección errada.” Anónimo
Algunas cosas a preguntarnos dentro de la organización, no es si somos eficientes ¿hacemos las cosas bien? , sino si somos eficaces ¿hacemos las cosas correctamente?
La empresa debe reconsiderar sus procesos y determinar si va a ser eficaz en cumplir con la misión y visión. Como dice un proverbio chino: “Si no cambiamos de dirección, es probable que lleguemos a donde nos dirigimos”.
Toda empresa se eleva o cae por la gestión del talento. Todos nuestros esfuerzos serán inútiles si no hay cambios en cómo estamos gestionando. Debemos dejar de utilizar excusas para justificar el incumplimiento de porque no crecemos, porque no avanzamos en el logro de las metas. En Proverbios 21:31: “El caballo se alista para el día de la batalla, pero la victoria pertenece al Señor.” La victoria descansa con Dios, pero hay que preparar el caballo. Sin preparación la victoria no llega.
¿Cómo estamos preparando a nuestra gente para la batalla? ¿Qué estamos haciendo para mejorar el talento?
Hay que repensar lo que tenemos que cambiar. Si seguimos haciendo lo mismo obtendremos los mismos resultados. El cambio tiene que ir más allá de pequeños ajustes aquí, allá a la estructura,  a la tecnología, a nuevos modelos de negocios, tiene que ocurrir una transformación personal. Y para que ocurra la transformación debe haber cambio en los comportamientos.
El primer cambio tiene que ser el de actitud, allí comienza el éxito ¿Cómo es mí actitud frente a la vida? ¿Cómo es mí actitud frente al trabajo? ¿Cómo es mí actitud con otras personas o con mis colaboradores? Alguien dijo: la vida es 10% de las cosas que me pasan y 90% de cómo reacciono ante ellas. Mis actitudes demostraran mí enfoque, mis ganas de crecer, mis ganas de dar lo mejor de mí en beneficio de otros.
Usted como empresa debe buscar el beneficio de sus clientes, y usted como líder debe buscar el beneficio de sus colaboradores. Todos deben seguir la misión y visión, y si esto no está definido claramente no creceremos a nuestro máximo potencial. No podremos crecer sin el enfoque en la causa ¿Para qué existe la organización? Sus colaboradores no pueden crecer si no saben para qué van a trabajar.
El responder estas preguntas cambia actitudes porque le das a la gente una razón poderosa para servir, para ganar, porque se sienten parte de algo que está cambiando al mundo.
En un mundo VICA o VUCA (siglas en inglés) que es volátil, incierto, complejo y ambiguo necesitamos personas con buenas actitudes, enseñables y flexibles ante los cambios para hacer una diferencia no solamente en la organización, sino en el mundo.
¿Hacia dónde quieres llegar y con quienes quieres llegar? Es la pregunta que debes hacerte ahora, y para lograrlo necesitas preparar a tu gente para ganar, no hay otro plan. Hazme saber cómo puedo ayudarte.
En amor y liderazgo,
Pedro Sifontes
Coach for Leadership
Sígueme: 
@psifontes
« Siguientes entradas
Popup By Puydi