“No tiene sentido decir que lo hacemos lo mejor que podamos. Tienes que lograr hacer lo que es necesario.” Winston Churchill

La mayoría de las personas siempre están enfrentando una crisis, o un problema. Lo mismo pasa en las organizaciones. Parece que las crisis o problemas nunca acaban. Y es allí donde debemos de dejar de ser líderes reactivos y convertirnos en líderes proactivos.

Las personas  con un liderazgo reactivo están esperando siempre que algo suceda en sus vidas o en el sistema u organización, solamente reaccionan a las necesidades de la empresa. En cambio un liderazgo proactivo toma la iniciativa, emprende acción y hace que las cosas sucedan.

Un liderazgo proactivo es señal de buena actitud ante la vida. Significa innovación, previsión, estar alerta a los cambios y mejorar la planificación. El ser proactivo es anticiparse a los problemas antes de  que estos ocurran. Es responder antes de ser llamado. El liderazgo proactivo tiene iniciativa y también “acabativa”, lo que empieza lo termina.

Un liderazgo reactivo piensa que “no puede hacer nada” y “busca excusas con tal de no asumir responsabilidad en su vida”. El liderazgo proactivo asume responsabilidad y vive en el compromiso,  siempre tiene una motivación para la acción, es un buscador de posibilidades. El no necesita ser movido, él se mueve y mueve a otros a actuar con rapidez ante el cambio.

¿Cómo es tu liderazgo? ¿Vives reaccionando o vives creando posibilidades?

¿Conoces la historia de los dos vendedores de zapatos? Una empresa de zapatos en Europa envió a principios de siglo a dos vendedores a África, para intentar exportar su producto. El primero de los vendedores escribió un telegrama a su jefe: “situación desesperada. Nadie usa zapatos. No venderemos nada.  Envíenme a buscarme.”. Poco después el segundo escribió otro telegrama: “Increíble oportunidad. Nadie tiene zapatos todavía. Aquí hay un mercado potencial, envíenme de todas las marcas, modelos y tamaños”.

Mientras uno reaccionó a la situación, el otro generó posibilidades. ¿Cuál eres tu?

Algunas maneras de poder identificar nuestro liderazgo:

1. ¿Estoy buscando continuamente nuevas oportunidades?

2. ¿Me marco objetivos efectivos orientados al cambio?

3. ¿Anticipo y prevengo problemas?

4. ¿Hago cosas diferentes, o actúo de forma diferente?

5. ¿Emprendo la acción y me aventuro a pesar de la incertidumbre?

6. ¿Persevero y persisto en mis esfuerzos?

7. ¿Consigo resultados tangibles?

Si contestaste en todo si, te felicito, significa que tu liderazgo es proactivo, no solamente en la organización sino en otras áreas de la vida. Si hubo un no o más significa que te falta motivación interna y el coaching te puede ayudar a ser proactivo en todas las áreas.

Hoy es el mejor momento para dejar de ser un líder reactivo y convertirte en un líder proactivo. Te invito a preguntar por nuestro programa de Desarrollo de Liderazgo. Escríbeme

En amor y liderazgo,

 

Pedro Sifontes
Coach y Conferencista
Sígueme:@psifontes

3 comentarios

  1. Carlos Herrera

    Excelente artículo, clarificador y motivante, muchas gracias.

    Perdonen mi ignorancia ¿qué es URI?

  2. HIRAM RIVERA PONCE

    SALUDOS
    MUY BUEN MENSAJE

    VEO QUE ME HACE FALTA TODAS ESTAS CUALIDADES DEL LÍDER PRO ACTIVO
    QUIERO DEJAR DE SER UN LÍDER REACTIVO Y CONVERTIRME EN UN LÍDER PRO ACTIVO
    SOLICITO AYUDA

    DIOS COLME DE BENDICIONES AL EQUIPO
    DE LIDERAZGO CREATIVO. AMEN

    • Angel Ruiz Duarte

      Buenos dias Dña. Hiran, excelente despertar de ese liderazgo que esta adormecido dentro de los verdaderos lideres y ser personas extroveridas y Proactivas, no mirando un rio si no un oceano que descubrir. Bendiciones

      Saludos

      Angel Ruiz Duarte – Loja – Ecuador.

  3. Pingback: ¿Soy Proactivo o Reactivo? | Blogs Cristianos

  4. Pingback: My Homepage

Get Adobe Flash player